El 7 de diciembre de 1982, se crea legalmente la Corporación Municipal de Servicios Públicos Traspasados de Rancagua, persona jurídica de derecho privado y como organismo autónomo de la Municipalidad de Rancagua, con un directorio presidido por el alcalde, quien delegó las funciones gerenciales en un secretario general.

La estructura interna de la Administración Central no tuvo grandes variaciones respecto a la que ya tenía con su anterior calidad jurídica de DAEM, aparte de la creación de un Departamento de Planificación, cuya misión era el estudio de un sistema orgánico que permitiera, a futuro, atender las necesidades de desarrollo. La naciente corporación se descentralizó también físicamente, pasando a ocupar las dependencias de un recinto traspasado a la Municipalidad, ubicado en Gamero 212, llamada la “Casona Gamero”.

Durante este período, los esfuerzos de la Administración Central fueron concentrados en la búsqueda de mecanismos de autofinanciamiento, ya que hubo un cambio en las reglas de juego en el sistema de subvenciones, lo que hizo que los ingresos (variables por definición) bajaran ostensiblemente, no sólo en Rancagua, sino a lo largo de todo el país, en tanto que los costos fijos se mantenían como tal. Por esta razón la racionalización de personal y de los recursos, fue un tema central.

Durante los años 1986 y 1987 se reciben nuevos establecimientos desde el Mineduc: la Escuela de Cultura Artística, Escuela Cárcel y el Liceo Comercial Diego Portales. En el año 1988 se produce el traspaso de cuatro consultorios de Atención Primaria de Salud, con lo cual se delega totalmente la APS comunal en la Corporación Municipal.